sábado, 13 de junio de 2009

Nuevos derechos desde Andalucía

Me extrañó la manera de hablar el otro día a mi colega Isabel San Sebastián en televisión al referirse a la nueva ley que ha anunciado la Junta de Andalucía en la que se regula la muerte digna de las personas. La prestigiosa periodista dijo que eso era un eufemismo y que su nombre tenía que ser eutanasia, y además, se mostró claramente en contra de la ley sin siquiera conocerla.
Supongo a San Sebastián bien informada, por eso me extrañó que hablara con tanta ligereza sobre un asunto del que pareció no tener mucha idea. Y lo digo porque esta nueva ley nada tiene que ver con la eutanasia y está ya prevista en el nuevo estatuto de autonomía que se votó recientemente con los votos a favor de PSOE y PP, partido éste último, a favor de una ley de estas características.
La ley lo que hace es defender los derechos de las personas a tener una muerte digna, de manera que puedan decidir si quieren seguir un tratamiento o que se lo retiren, pero no va a permitir a los pacientes que se les cause la muerte de manera artificial, algo prohibido expresamente en el código penal.
Ejemplos de diferencias:
Una señora que necesita un respirador artificial para poder vivir. Su día a día es un infierno y la mujer decide que ya no quiere más. Con esta ley, podrá solicitar que le retiren el respirador y que pase lo que tenga que pasar, naturalmente. Se le quita el tratamiento y basta.
Un paralítico que no se puede mover, no requiere de ningún tratamiento para seguir viviendo, está estable dentro de su incapacidad, pero no desea seguir viviendo de esa manera así que solicita que lo duerman y lo envenenen. Con la nueva ley esto no será posible porque sería una acción activa dirigida a causar la muerte = eutanasia.
Siendo tan clara y contundente la diferencia no es normal que una periodista del nivel de Isabel San Sebastián, a la que respeto y admiro, se refiera a la misma como eufemismo y la critique con claros síntomas de no conocerla siquiera mínimamente. Se trata de un tema muy serio y todo un avance que, una vez más desde Andalucía, seguro que va a impulsar a otras comunidades a hacer lo mismo.

1 comentario:

Alfonso dijo...

Muy bien explicado. Así se evitaría también lo que le pasó a mi hermana antes de morir. Tenía muchos dolores, pero cuando llegaba el fin de semana, y se iban los médicos de oncología, los de guardia, le daban ¡paracetamol! y me tuve que enfadar con ellos y decirlo que eso es lo que tomo yo cuando me duele la cabeza.
El lunes, con sus médicos, morfina de nuevo.
La ley evitará también estas cosas.
Lo único con lo que no estoy de acuerdo con tu post es lo de llamar a esa señora 'prestigiosa' :-P