jueves, 4 de agosto de 2016


Las dos imágenes de Jeelani

Ha muerto Abdul Jeelani. Un mito del baloncesto de los 80. El tipo que subió al Caja San Fernando a la ACB, categoría de la que ya no se ha bajado a pesar de todo lo que llevamos pasado...
En estos días en los que tanta incertidumbre planea sobre el club de nuestra ciudad, es bueno recordar de donde venimos y quienes nos ayudaron a llegar hasta aquí, cuando el baloncesto no interesaba a casi nadie.
Escribí este artículo para la revista Timeout Magazine de Rafael Pulido y Nacho Castells hace más de un año. Hoy, desgraciadamente, toma cierta actualidad. Jeelani intentó revivir, ganó mil batallas, pero al final, ha perdido la guerra. Espero que la lucha al menos, le haya merecido la pena.


"En esos años ver entrenar al primer equipo para las categorías inferiores del Caja San Fernando no era muy difícil. Entre otras cosas porque se pasaban la vida mendigando un pabellón por la ciudad y se iba de San Pablo a Amate o a la Casa Cuna dependiendo de la semana. Y lo mismo le pasaba a los que estaban llamados a subir al equipo a la ACB en la temporada 88/89.
El equipo cadete, el juvenil y el junior habían terminado de entrenar y, ya duchados, era el momento de ver a Zárate, Llano y demás, cómo preparaban un partido importante que debía disputarse el siguiente fin de semana. Todos calentaban a conciencia menos el americano del equipo. Si, “el americano” porque en ese momento en la segunda categoría del baloncesto español sólo se permitía uno. Abdul Jeelani pasaba de correr alrededor del campo, de estirar y demás ejercicios que demandaba el cuerpo técnico ante las risas de sus compañeros y el enfado de un José Alberto Pesquera que por aquel entonces ya tenía malas pulgas aunque no eran tan conocidas en el gremio.
Pesquera se acerca a Jeelani y le recrimina su actitud. Jeelani lo mira. Se ríe, y tira a canasta de espaldas, pasando olímpicamente de la bronca del coach. Pesquera se enfada más y Abdul, que ve que la cosa se está poniendo calentita se acerca al entrenador y le dice: “Entrenador, no te enfades conmigo hombre. Que este fin de semana te ganaré el partido y al final de temporada te subo al equipo”. Todo ello acompañado de un par de cachetes en la cara de un entrenador que ya mira embelesado a su estrella. Jeelani cumplió ambas promesas: Ese fin de semana metió 45 puntos y al final de la campaña el Caja San Fernando ascendía a la ACB gracias a la aportación genial del díscolo ala pívot. Para eso le habían fichado. El año anterior había subido él solito al Askatuak y en el mundo del baloncesto español se había ganado la fama de ser un especialista en ese tipo de encomiendas.
Pero Jeelani no sólo me sorprendió en las pistas de baloncesto. Una noche de jueves mi amigo Ángel S. Leone y yo nos habíamos escapado de casa (edad U-18) y mi vespino rugía por las calles de Sevilla hasta llegar a la discoteca Rio (hoy Sala Boss). Allí, rodeados de gente que podía salir un jueves, de pronto, vemos a Jeelani aparecer. Va sólo. Viste pantalón blanco y camisa floreada. Para no verlo. Tras su entrada triunfal en la discoteca y observar cómo está el ambiente se dirige a la barra y pide algo. Le da un sorbo mientras se acerca a la pista de baile. Antes de entrar a la misma da otro sorbo a la copa y se peina sus rizos en forma de triángulo egipcio y entonces se lanza a mover sus 204 centímetros con asombroso ritmo mientras se enciende un cigarrito.    
 Se trata de dos momentos contraproducentes que me sirven de metáfora para contar cómo era y qué fue de Jeelani al acabar aquella temporada. Sevilla se quedó con un equipo en la ACB y el jugador se retiró volviendo a EE.UU. Una vez allí las cosas no le fueron demasiado bien. La enfermedad de su madre primero y la suya propia hicieron que acabara arruinado. Comenzó a beber, primero cerveza, luego lo que fuera. Se divorció y las cosas se fueron complicando más y más.
Así, con un cáncer de páncreas terminó teniendo incluso que dar su casa al seguro médico. Es curioso que en EE.UU para salvarte la vida tengan que deshauciarte. Así que cuando en Sevilla nadie hablaba ya del genio que había conseguido subir al equipo de baloncesto a la élite, Jeelani acababa en un hogar para los sin techo, enfermo y abandonado por su familia a excepción de sus hijos que intentaban ayudarle en lo que podían aunque el exjugador al principio no se dejaba. Tán sólo en algunas ocasiones iba a dormir a sus casas.
Un día la casualidad obró un pequeño gran milagro. Un italiano de Livorno donde Jeelani había jugado, aficionado al baloncesto, lo reconoció y al verle en esas circunstancias hizo un llamamiento al resto de aficionados transalpinos para ayudar al ex jugador que, antes de jugar en España, lo había hecho en Italia. Al poco tiempo el presidente de la Lazio de baloncesto llamó a Jeelani y le propuso trabajar en Roma en el proyecto Colors. Una operación que une a niños con problemas de 27 países con el objetivo de ayudarle a través de la práctica del baloncesto.
Al principio Abdul Jeelani pensó que era una broma pero luego no dudó en volver a Roma e iniciar el segundo tiempo del partido de su vida. Eso fue en 2011 y desde entonces el ex jugador está allí.
Volver a Roma ha sido para Jeelani “volver al paraíso”. Fue allí donde mejor baloncesto hizo, ése que le llevó a los recién creados Dallas Mavericks después de una temporada magistral en Italia. Con los Mavs no sólo fue parte del primer quinteto de la franquicia sino que fue el primer anotador de la misma. En Roma, una ciudad santa de los cristianos, fue donde Gary Cole, que así se llamaba Abdul Jeelani antes, abrazó la fe musulmana, así que volver allí ha sido como renacer una tercera vez.

No olvida sus orígenes y las dificultades que ha tenido que afrontar. Viene de la calle por lo que esos niños maltratados por la vida lo reconocen como uno de ellos. Les enseña que para poder ganar es necesario aprender a perder. Sus rizos a lo afro han dejado paso a un rapado absoluto pero mantiene esa risa picarona, la misma que le puso a Pesquera aquel día en el pabellón del parque Amate. Ya no llegan a San Pablo tipos con esa personalidad y con la calidad suficiente como para subir a un equipo a la ACB."

miércoles, 8 de junio de 2016

Antonio Mejías, el profe, el entrenador de todos

Cuando un mira atrás en una carrera deportiva, por muy patética que sea ésta (es mi caso), encuentra referentes importantes en muchos sitios: Entrenadores, compañeros de equipo, ídolos de la tele... Hay veces que esos referentes están alejados del deporte (un padre, un hermano, un tío...) y otros, no tienen mucho que ver con la disciplina que uno practica. Antonio Mejías, "El Meji", es uno de ellos.

Antonio Mejías fue mi profe de educación física en el Colegio Aljarafe cuando comencé a jugar a baloncesto. Su especialidad era el rugby, pero él nunca me intentó convencer de que me cambiara de deporte. Quizás fuera porque su hija Pili también jugaba al basket en Santa Ana, aunque yo todavía no la conociera, un tiempo antes de ser muy buenos amigos. El Meji se dedicó a mimarme en clase de educación física, a enseñarme a disfrutar del deporte, a entender que sólo el trabajo, la disciplina y el respeto por el rival me harían mejor, fuera cual fuera el deporte que practicara.

Otros de mi clase si que comenzaron a jugar al rugby con Antonio. Teo Olivares, Marcos López y el malogrado David Balbontín eran tres de ellos.Los dos primeros llegaron lejos y el tercero me regaló su camiseta con el 4 a la espalda porque era mi número favorito. Aún la tengo.

El Meji me veía llegar a Chapina a entrenar con el Amigos- Bellavista- Kelia, cuando el baloncesto no le importaba un rábano a nadie en esta ciudad. Él era el encargado de las instalaciones (también), así que sabía que me estaba esforzando y me animaba. "no lo dejes, Sergio, no lo dejes. verás como te diviertes" me decía al verme marchar, cansado, después de un día de colegio y de entrenamientos.

Cuando dejé el colegio le perdí la pista. Chapina fue demolida para que pasara el río; el Kelia se convirtió en el Caja y dejé de verle. Pero la vida da muchas vueltas, y no pasó mucho tiempo cuando conocí a su hija Pili, que jugaba en el equipo del colegio Santa Ana. Nos hicimos amigos, de los de verdad, y en ella siempre vi el alma de su padre y el de toda su familia.

A través de ella he ido sabiendo a lo largo de estos años cómo estaba su padre, como su luz se iba apagando, como su maravillosa cojera nos dejaba poco a poco.

Nunca sabemos quien nos marca en la vida hasta que no ha pasado el tiempo. Puede ser un profe simpático, uno más duro, uno que te mira con atención u otro que despierta en ti las ganas de saber más sobre algo. Yo no lo vi venir, pero El Meji me enseñó unas cuantas cosas que me han servido en mi vida deportiva y en la personal. Y al hablar con muchos otros coinciden conmigo en ese sentimiento de gratitud hacia Antonio. Nos marcó a muchos.

Por eso este sábado estaré en La Cartuja en el homenaje que le dan a mi querido Antonio Mejías, ya le dieron uno en el Colegio Aljarafe la semana pasada. La cita es a las 19:00 hrs. Con la fresquita. Así reviente de calor, no me lo pierdo.

Por mi profe, por el entrenador de todos.

martes, 7 de junio de 2016

Damm y el verano de cada uno

Conseguir se un referente en publicidad es algo muy difícil en España, donde hay tantos y buenos anuncios y tantas, y buenas agencias. Por eso tiene un especial mérito lo que ha hecho Damm a lo largo de estos últimos años. Ser lo que a la Navidad representa el anuncio de Freixenet, que cuando lo ves, sabes que ha llegado una determinada época del año. Anunio Damm = verano.

La cosa comenzó con una buena canción, un spot lleno de belleza y una historia bonita que contar. Amigos, amor, una bonita playa y una cerverza. ¿quien no se apunta a eso?

Pero a lo largo de los años han ido complicando la cosa, llegando a lo que es hoy: Una peli estupenda, con un director y actores de relumbrón. (Manteniendo la historia bonita, los amigos, el amor, la playa bonita y un buen tema musical).

Me parece estupendo el compromiso que mantiene la marca con la parte alta de la Costa Mediterránea española. Las Baleares, Cataluña o Valencia han sido los lugares escogidos siempre para estas piezas, que le han dado ya un carácter de "personaje" propio a las localizaciones. Ojalá nunca bajen a Almería, porque se descubriría el pastel y se me llenaría de turistas buscando las calas que aparecieran en el anuncio. No venid. Gracias.

Supongo que a cada uno, a ver el anuncio se nos pone cara de perro de Paulov, pensando en nuestros rincones soñados... : ¡Dedo de Dios! ¡Ya nos queda poco para reencontrarnos!



jueves, 12 de mayo de 2016

Cuando vino Axl en 1992 y me parecía normal


Que soy más viejo que el hilo black lo dicen algunas señales en diversas partes de mi cuerpo. Pero también lo dicen mis referentes y mis recuerdos laborales. El concierto de AC/DC en Sevilla me ha traído a la memoria la última vez que Axl Rose visitó la ciudad. Fue en 1992 y mi menda ya curraba de periodista. Era un pipiolo, pero como era de los pocos que sabían hablar inglés me jarté de trabajar en lo que me encantaba sin haber terminado la carrera. Mejor dicho, recién comenzada prácticamente. Sí. Esta es una batallita.
Llegaron los Guns N´Roses a Sevilla y nos llamaron para hacerles una entrevista. Se alojaron en el Hotel Meliá, justo donde teníamos la productora así que no tuvimos que movernos mucho. A mi me encantaba el grupo al que había idolatrado en mi último año de instituto gracias a mis colegas Luca y Uli así estaba emocionado. Mi compi Javi Baena se puso con Slash, que llegó con una botas que le llegaban mucho más arriba de la rodilla, y yo con Axl, que vino en pantalón vaquero corto y con una camisa desabrochada. Javi flipó, yo pensé que era lo normal. Entrevistar a Guns N´Roses me parecía lo normal. Seré desgraciado.
Es muy difícil saber que lo que estás viviendo es un momento único cuando tienes 19 años. Siempre piensas que si entrevistas a Axl Rose con 19 años, con 25 tendrás delante al Presidente, o a quien te propongas. No sabía que la Expo me estaba dando la oportunidad de hacer algo único, algo que recordaría toda la vida; algo que me enseñó muchas cosas del oficio para siempre.
No recuerdo mucho de aquella entrevista. Sólo que habló poco, parecía más interesado en el trasiego de personas que habitaba en el hall del hotel, y que me dijo que esperaba que fuera por la noche al concierto. No pensaba ir, pero ante aquella frase no tuve más remedio. Salió al Benito Villamarín y cantó un primer tema. En algún momento dijo: "Cadillac Seville" era lo poco que sabía de la ciudad. Luego siguió cantando. Y a mi todo me parecía normal.


viernes, 1 de abril de 2016

Las mentiras de los refugiados


Canadá está sacando pecho por su actitud con los refugiados sirios. De los 25.000 que prometió acoger el Primer Ministro canadiense, Trudeau, ya han llegado al país norteamericano más de 18.000. ACNUR lo ha puesto como ejemplo de lo que puede hacer un país occidental para ayudar a estas personas en tan dramática situación. Parece que nadie se acuerda ya que la familia del pequeño Aylán (el recuerdo de su imagen me destroza) había pedido asilo allí y se lo habían denegado, forzándolos a entrar en el mar. Quizás el cargo de conciencia haya servido de estímulo para acelerar lo que está pasando en Canadá. Quizás la muerte de Aylán haya servido para que las autoridades canadienses se hayan puesto las pilas y estén actuando responsablemente. Por cierto que el resto de la familia ya está en América. Ellos si lo consiguieron.
Y frente a esa actitud estamos nosotros. Los de la superioridad moral. Los de los servicios sociales para todos. Los Estados Europeos. Metiendo el cubo de la basura debajo del fregadero para que no huela y no nos quede fea la cocina. Contando mentiras fáciles a aquellos que, desesperados en nuestro cómodo mundo, los quieran escuchar.
En este tiempo hemos escuchado montones de barbaridades que simplemente, son mentira.

- "Los  sirios que llegan son unos cobardes. Lo que tendrían que hacer es quedarse y luchar por su país".
En Siria hay cuatro bandos luchando: Los leales a Al Assad, los rebeldes, los kurdos y el ISIS. Yo tengo claro cuáles son los bandos "buenos", pero probablemente allí las cosas se vean de otra manera y es injusto verlo con mis ojos. Además, la inmensa mayoría de los refugiados son familias con hijos, mujeres, que no están en disposición de luchar por nada.

- "Los refugiados son en realidad yihadistas disfrazados".
Un mero paseo por cualquiera de los campamentos de refugiados nos quitaría semejante barbaridad de la cabeza. Niños descalzos, madres con bebés en cajas de cartón, gente que huye del ISIS por temor a ser decapitado... Ése es el verdadero rostro de los que huyen.

- "Que los acojan los propios musulmanes, Turquía o Arabia Saudí, que seguro que los entienden mejor. Al menos hablan su idioma".
Las personas perseguidas por el ISIS sería igualmente perseguidas en Arabia (gays, mujeres...). Los derechos humanos en esos países son escasos.

- Cómo vamos a acoger a los refugiados y darles casas si no se las damos a los españoles que las necesitan. Primero los españoles, que para eso pagamos los impuestos nosotros".
Los españoles que necesitan una casa NO pagan impuestos. Viven gracias a la solidaridad de sus familias y de la del resto de españoles que tenemos la suerte de `poder contribuir. La solidaridad no debería tener fronteras, al menos es lo que se decía en las Internacionales (socialista y comunista).
La situación de los españoles que necesitan casas, siendo dramática, no es comparable con huir de tu país porque hay un ejército que se dedica a cortar cabezas a todo aquel que no piense como ellos. (Y su pensamiento incluye matar gays, mujeres con burka, niños con pistolas, odio, odio, odio...).

- "Seguro que les dan trabajos y a los españoles no".
De entre los que huyen hay médicos, ingenieros, profesores, delineantes, charcuteros, agricultores... Son gente normal que querrá trabajar de lo suyo y que no tienen a nadie que les ayude.

- "No caben todos en Europa. Nos vamos a masificar. Formarán guetos"
A España nos tocaban en el cupo 18.000 refugiados. En España tenemos 8.114 municipios. Cabemos a 2,2 sirios por pueblo. ¿Caben dos personas en tu pueblo? ¿Formarán un gueto esos dos refugiados en tu pueblo o tu ciudad?

Llegados a este punto, habría que preguntarse si España debería hacer caso de lo que dice la UE o simplemente podría decir: "Denme a mi los 18.000 que me tocan y vean que somos capaces de acogerlos". Sería un ejemplo, y me sentiría orgulloso de mi país. 

viernes, 11 de marzo de 2016

Vídeos en 360º. Va a ser que sí

Hay veces que ves algo y piensas: "¡Ahí le han dao!" Sabes desde el primer minuto que eso va a tener éxito, que va a funcionar bien y que incluso puede cambiar la manera que tenemos de hacer algo. Es el caso de las cámaras 360º. No contaré mucho. Prefiero que tengáis la experiencia vosotros mismos. Sólo os adelanto que se trata de una cámara que permite ver lo que se ha grabado en 360º. Así que cada reproducción es única, cada vez que ves el vídeo puedes tener una nueva manera de apreciar cosas nuevas.

¿Cómo podemos verlo?

Navega con Crhome.

Dad a reproducir al vídeo.

Cuando se esté reproduciendo moved la "manita" por encima, pulsad el botón derecho y moved la cámara vosotros mismos... El resto depende de cada uno.








viernes, 26 de febrero de 2016

Diputaciones sin zascas




Sé que lo fácil es decir que sobran las diputaciones, que es un nido de gente que no sirve para nada. Sale igual de gratuito de atizar al senado y los senadores. Pues no. Hoy la cosa no va por ahí. Me declaro defensor de las diputaciones, al menos la mía. Y mi apoyo a la no desaparición de estas administraciones no está ligado a un espíritu incomprendido o a un ictus facial. Se basa en mi experiencia personal. Llevo muchos años dedicado a la prensa hiperlocal y sé lo que hace la Diputación lejos de la capital.
Y probablemente ése debe ser el fallo. La gente de la capital, tan urbana y cultural, desconoce cómo es la vida en los pueblos, allí donde hay cosas que no son tan fáciles, allí donde muchos servicios son deficitarios y donde, si la Diputación no estuviese, los alcaldes se tirarían por el balcón de su Ayuntamiento.
Las diputaciones no hacen nada en las capitales de provincia. Ni falta que les hace. Están para dar servicio a los ayuntamientos pequeños, y si me apuran, no tanto a los ciudadanos. Y a fe que lo hacen. Sin el concurso del ente provincial muchos ayuntamientos no tendrían la posibilidad de dar muchos servicios a sus ciudadanos convirtiendo a éstos en ciudadanos de segunda, y en un plazo corto, dejarían de ser atractivos para vivir.
Eso no quita que en algunas diputaciones haya mamandurrias, algunas de las gordas, o que se haga todo lo que se deba. Pero cuestionar a las diputaciones porque haya "paseantes" es simplemente injusto. No hay que cerrarlas, hay que hacerlas funcionar bien en aquellas cosas en las que no lo hagan.
¿Puede un pueblo pedir financiación externa? ¿Puede organizar un curso de formación para sus funcionarios? ¿Puede organizar un ciclo cultural y pagar a las compañías para traer teatro de calidad un par de veces al año? ¿Puede gestionar sus aguas, sus residuos urbanos? ¿Puede hacerse una web de calidad?... 
Entiendo que a la hora de darle a alguien las Diputaciones se lleven unos buenos zascas por desconocimiento. Pero antes de zascar, más vale preguntar.

jueves, 4 de febrero de 2016

La batalla



La batalla más cruel, el enemigo más despiadado
Crece dentro de ti.
La lucha más encarnizada, las estrategias de antaño
No valen nada.
Construye muros de manjares sin peligros
Alista tus mejores células frente a las traidoras
Y entrénate bien
La paz y el amor te ayudarán en la contienda
Que vas a librar
Siempre alerta contra el mal
Perdimos tantas guerras que quizás ya no quieras luchar
Pero la tropa está preparada

En la batalla contra ti 

lunes, 18 de enero de 2016

El día más deprimente del año


Dicen que hoy es el día más deprimente del año. #BlueMonday lo llaman. La ocurrencia es de un británico, Cliff Arnal, que miró a su alrededor y se le debió venir el mundo encima. Bueno, en realidad lo que buscaba era una fecha para ayudar a una empresa de viajes a "analizar cuando la gente reserva las vacaciones y las tendencias de vacaciones" y utilizó varios factores, entre ellos las condiciones climáticas, el nivel de deuda (la diferencia entre la deuda acumulada y nuestra capacidad de pago), el tiempo pasado desde Navidad, el tiempo desde que fracasan nuestros propósitos de año nuevo, los bajos niveles de motivación y el sentimiento de necesidad de tomar medidas... En fin, lo que se dice estar "de bajona". Y le salió el tercer lunes de enero.
Si lo miras bien, el día se las trae:
- Estas gordo/a
- Debes un dineral de las Navidades
- Dijiste que te apuntarías a inglés/baile/gimnasio... Y lo más seguro es que no lo hayas hecho. 
       Y si te has apuntado:
       Ya te has dado cuenta de lo difícil que es y ya sabes que no llegarás lejos.
- Estás blanco/a como una pescadilla y aún queda lejos toda posibilidad de broncearte.
- Las próximas vacaciones están más lejos que nunca.
- Todo lo que no hiciste antes de vacaciones se ha acumulado en tu mesa y se te ha juntado el trabajo de antes de fin de año con el nuevo de principios.
- Te duele la garganta
- El absurdo parón en mitad de temporada de The Walking Dead (o de cualquier otra serie que guste) que te dejó con la intriga antes de Navidad te sigue carcomiendo.
- Las rebajas son un asco. No hay nada decente y lo que hay, ni está rebajado ni nada. Y además, ya hay tiendas con percheros de avance de temporada de primavera. Y eso es una provocación.
- Ni siquiera hay Liga de Campeones para entre semana. La Copa no interesa a nadie.
- Estamos sin gobierno, y no tiene pinta de arreglarse.
Si, el británico tiene razón: Hoy es un día deprimente.