jueves, 4 de junio de 2009

Mujeres andaluzas en la cima del mundo


Las mujeres andaluzas están llegando a lugares desconocidos hasta ahora. Avanzan en todos los campos de la sociedad y hay que estar de enhorabuena por ello. Son la mitad de la población y la sociedad no podía permitirse el lujo de desaprovechar tanto talento. Ámbitos como la investigación, la política, la comunicación o el empresariado se llenan de mujeres. Hoy hablo de las chicas de un proyecto llamado "Expedición Andalucía Mujer" que llegaron hoy a Málaga tras coronar el Manaslu, pico de 8.163 metros de altura situado en la cordillera del Himalaya.

La jienense Inma Garrido (jefa de la expedición), la granadina Tamara Romero y la sevillana Lina Quesada, además del director técnico de la Federación Andaluza de Montañismo, Lolo González, y el médico Miguel López, fueron recibidos esta mañana en el aeropuerto de la ciudad costasoleña por el delegado de la Consejería de Turismo, Comercio y Deporte, Antonio Souvirón.

También acudieron sus compañeros, la malagueña Ana María Gómez, que culminó con éxito la primera parte de la expedición, con la cumbre en el Baruntse el otoño pasado, y que se retiró del ascenso al Manaslu por lesión.

El Manaslu, la octava elevación mundial, se convirtió para el equipo femenino andaluz en el séptimo ocho mil, y Tamara Romero e Inma Garido fueron las primeras féminas en conseguirlo, ya que Lina Quesada aguardó en el último campo de altura la ida y venida de la cima de sus compañeras.

Las escaladoras andaluzas llegaron al campamento base el 12 de abril e instalaron los tres primeros campos de altura en apenas un par de jornadas.

Tras muchos días de inactividad por las intensas nevadas y un intento frustrado por la nieve, la niebla y el viento, la malagueña Ana María Gómez tuvo que ser evacuada por una lesión en el ojo izquierdo, y el 19 de mayo Romero y Garrido alcanzaron la cima del Manaslu de 8.163 metros.

Garrido ha explicado de la expedición: "ha sido bastante duro por muchos motivos, desde la climatología hasta las eventualidades, como socorrer a un alpinista italiano, la gente tiene poca cabeza y no sobrevivió al tener problemas de corazón, fue un golpe muy duro, demasiado impactante".

Estas mujeres son un ejemplo deportivo de primera magnitud y demuestran que las nuestras también pueden llegar a todas las cotas que se propongan (las de la vida y las físicas). 

2 comentarios:

Aurora dijo...

Enhorabuena chicas!!!
Subir el séptimo ocho mil es todo un reto... Seguiré atenta vuestras próximas expediciones.
Un beso Sergio, me ha encantado el post.
Aurora.

Afuña dijo...

Gracias por el comentario. Da gusto volver a leerte por aquí. Me gustan las noticias que hablan de mujeres que van más allá de los convencionalismos de la igualdad y que demuestran que cuando se les dan oportunidades son capaces de hacer las cosas bien.