viernes, 22 de agosto de 2008

MI día de la medusa


Mis colegas de Neorama titularon su último trabajo El verano de la Medusa, un nombre tan extraño como intrigante que todavía tiene que darles muchos éxitos. Poco podía yo imaginar que éste sería el mío y en este caso no se trata de una metáfora inteligente. Es real. Que ha picado una vaya.
Llegué a la playa tarde. Hacía calor así que decidí ir a una cala cercana y desde que pisé la arena supe que me había equivocado, que no iba a salir bien. La arena no era arena, se trataba más bien de rocas poco agradables al tacto de los pies que además quemaba muchísimo más de lo normal, tanto que no se podían poner en el suelo sin las chanclas.
Tardé un siglo en poder poner la sombrilla por ese terreno hosco y me temí lo peor por el viento huracanado que hacía justo allí; y con el calor que hacía me puse a sudar. Estuve sentado un rato pero no podía aguantar así que me acerqué a la orilla y pude ver (vagamente porque he perdido las lentillas) que allá donde rompían las olas se concentraban un gran número de algas flotantes en la superficie y piedras en el fondo. A pesar de ello me metí. Me metí y no debería haberme metido.
Un par de brazaditas, un poco de espalda (manita, manita), un poco de buceo... ahora me hago el muerto... otra brazadita, miro el sol... buceo, manita, manita..., joder que fría está, yo me salgo.
Y ahí estaba yo saliendo del agua cuando a la altura de las asquerosillas algas flotantes, allá donde rompen las olas, siento una cuchillada en la pierna derecha. Luego un picor que se hace más y más fuerte. Yo me salgo.
Al salirme me miro la pierna y me veo una hinchazón que se pone cada vez más roja. ¡Joder cómo pica! Me toco la herida que tiene forma alargada y me temo lo peor. ¿Una medusa? ¿Qué se hace? Recuerdo en ese momento un experto nadador valenciano rodeado de medusas acompañado de su hija a la que no dice nada para no asustarla.
De pronto una chica con unos preciosos pechos al aire se acerca a mi y me pregunta si me ha picado una medusa. Trato de no mirárselos mientras le muestro mi herida y ella me dice que sí, que es una medusa y que me ha dado "con un tentáculo", (parece que he dado con una experta en medusas). Yo la miro a la cara y ella se acerca un poco más y me dice que lo mejor para lo que me ha pasado es la orina. ¿Que me mee? (Dios, a que se ofrece a orinarse encima). Le digo que muchas gracias. Se despide y me dice que si la necesito está con sus amigas, y señala unas toallas llenas de chicas guapísimas en top less.
Me voy a mi toalla. Tengo hambre. Saco los bocadillos de la nevera. Hace viento, tanto que mientras intento saborear el emparedado de pavo con tomate la sombrilla sale volando. Corro tras ella con la herida en la pierna. La atrapo pero a cambio el sandwich se llena de tierra. Mientras intento clavar la sombrilla viene otro tipo y me pregunta si me ha picado una medusa, le digo que si y se la muestro, me dice que me ha dado con un tentáculo. (joder con los expertos). desisto de clavar la sombrilla y me marcho. La picadura, el tentáculo o lo que sea duele mil.
Hoy han pasado unos cuantos días. No ha habido más percances de ese tipo, todo lo contrario. El verano es una pasada, pero todo tiene su punto gris y el mío fue ese día del que me acuerdo cada vez que me miro la pierna y veo la herida. De todas maneras, ya sé lo que decir si veo a alguien rascarse al salir del agua...
- ¿Te ha picado una medusa?, Te ha dado con un tentáculo.

5 comentarios:

Miguel Ángel dijo...

Menos lobos, que los pechos no serían tan preciosos, ni las amigas tan guapísimas...y eso de que si me necesitas allí estamos...mmmm...no sé, no sé...vamos no sé qué coño hacías comiéndote el emparedado de pavo con tomato pudiendo estar en una tolla llena de hermosas sirenas... :P

Fdo. Bolita de coco (pero bien hermosote)

Afuña dijo...

jajajajaja
Siempre quejándote!
Si estoy hecho papilla, me llamas papilla
Si te doy vueltecitas por el parking
Si cuento historias de verano
Si no te pago al instantte la entrada de madonna
De todas maneras, me alegra tu fidelidad a este blog... En el fondo me quieres.

Miguel Ángel dijo...

...Y además siempre pico en los anuncios, pa que te dejen dinerito...
:P

er chollo dijo...

chicho si te hubieras llevado al Toti a la playa hubiérais terminado comiendoos los sandwiches de las totis... y lo que no son los sandwiches...
El irte con la sombrilla a tu casa sin más es más propio del Bula, pero éste seguro que se habría meado encima y a la chavala si se descuida también, jajaja!

Afuña dijo...

Amado Chollo- Chorla:
(killo, todos tus motes comienzan por "Cho", habráque pensar en los motivos)
Totalmente de acuerdo contigo. Lástima que Totti no estuviera, allí se habría formado un gran lío. Con el Bula el escándalo habría sido diferente y la Guardia Civil nos habría seguido la pista. Lo de mearse encima de ellas es muy propio del carmonense. imagina si La Bomba también hubiera estado. La posibilidad de riego a distancia habría sido evidente...
Abrazos y encantado de verte por aquí.