viernes, 5 de septiembre de 2008

Si no hay cliente no hay prostitución callejera

El Ayuntamiento de Sevilla parece haber cogido el toro de la prostitución en las calles por los cuernos tras años de situaciones difíciles en barrios como Nervión. La difícil convivencia entre merectrices pululando por esquinas y vecinos con sus niños tenía que tener arreglo de una vez por todas. No sé si las medidas anunciadas tienen que ver con la toma de responsabilidades extra que tiene la ex seretaria feredral de Igualdad del PSOE, Maribel Montaño, pero seguro que ella le ha dado un impulso.
Mi posición es muy clara al respecto. Parto de la base de que soy abolicionista, es decir, me inclino a que hay que prohibir la prostitución. Y tengo varias razones:
- Es denigrante para la mujer, aunque ella misma lo consienta. El hecho de dejarse no exime a las personas de hacerse daño a si mismas. Cuando uno se quiere suicidar no le dejamos, aunque quiera.
- La mayoría no lo hacen por gusto. están obligadas física o psicológicamente a hacerlo.
- Si fuera un trabajo "como otro cualquiera" habría que reglarlo y eso implica:
- Cursos de formación para parados. Toda chica o chico en paro está obligado a ir a esos cursos para no perder el paro... así que ya me veo a más de una asistiendo a clases de sexo anal...
- Alta de autónomo, facturas, IVA...
- Módulo de FP en los institutos.

Todo esto es absurdo. Nadie quiere que su hija se dedique a eso. Es un trabajo "para otras". Y ahí está el problema. ¿Qué otras? Personas en su mayoría que no pueden elegir o que son obligadas.
Por tanto, me parece bien que se luche contra esta lacra desde todos los puntos de vista. Y uno, el principal, es el de los clientes. si no hay clientes no hay negocio.
Multar al cliente es la mejor manera de acabar con todo esto. El castigo que significa recibir una multa por intentar usar los servicios de una prostituta es tan alto que muchos se lo pensarán dos veces antes de tener que explicarles a sus mujeres y a sus novias lo que han hecho.
es evidente que con esas medidas no vamos a acabar con la prostitución, que hacen falta muchas otras medidas, punitivas con los proxenetas, de seguridad, de alternativas laborales a las mujeres... pero incidir en el cliente me parece primordial.

2 comentarios:

nachete dijo...

"Multar al cliente es la mejor manera de acabar con todo esto...."

¿Será esta norma aplicable con caracter retroactivo?

Saludos

Afuña dijo...

¡Qué bueno verte por aquí!
Lamentablemente no sería posible. Pero con el dinero de esas multas habría para pagar de todo durante los próximos veinte años...
Yo incluso creo que habría fortunas que se tambalearían. Pero eso es otra historia, mucho menos interesante y por supuesto menos seria que el post.
Me encanta "tenerte" en este sitio y espero verte a menudo aunque no estaría mal hacerlo en carne y hueso...
Un abrazo:
serg