miércoles, 3 de septiembre de 2008

Cielo color azul futuro


Era tan temprano que las calles no estaban abiertas pero aun así tuvo que andar por callejones apenas iluminados por una extraña luz del tímido sol que comenzaba a hacer su trabajo y las farolas que se resistían a dejar de hacer el suyo. Llevaba un pequeño maletín con los papeles de su historial médico y se aferraba a él como si le fuera la vida en ello... ¿Y no era verdad? Quizás la vida se le fuera a través de esos papeles que eran un auténtico diario de su enfermedad.
Cuando llegó al hospital y entró aún no había podido ver el sol y eso le provocó malestar e intranquilidad, podía ser un mal augurio. Todos los pueblos sabios confiaban en el vuelo de los pájaros, en los vientos, las lluvias y los ciclos solares para averiguar el futuro y aquella enigmática mañana no tenía buena pinta, no. Pero no quiso pensar más en ello y entró definitivamente en el centro médico que le había atendido durante el último año y medio. Recorrió los pasillos tantas veces andados y recordó la primera vez que llegó por allí, asustado como hoy pero diferente a la vez. Aquel miedo era un temor a lo desconocido y este precisamente a lo que ya se sabe demasiado bien. Ahora la sala de espera es una estancia común, familiar y aquella primera vez era del todo incómoda e impersonal. El personal del hospital que pasa a su lado le saluda hoy con la mirada o con amables palabras. A algunos los conoce porque le han ayudado en alguna ocasión, otros los ha visto por allí mil veces. Son rostros de su vida. 
le llega el turno y entra en la consulta. La nota cambiada. La conoce tan bien que es capaz de advertir cualquier cambio. Una silla nueva, un cuadro o un póster. "Te han cambiado el ordenador". Le dice al médico. "Si, el otro era una chatarra del pleistoceno". y entonces el médico habla.
Le escucha pero no oye nada. se ha quedado en la primera frase. Las demás ya no importan. Se las va a tener que repetir porque la adrenalina le recorre todo el cuerpo y no le deja pensar. En ese momento se acuerda de él mismo, mirando la playa perfecta y soñando con tener futuro. de entonces a ese momento han pasado 18 meses sin mirar un calendario sin miedo.
Pero ya no. el médico le ha dicho la verdad. Súper Ratón ha vencido a La Bicha y sólo queda vigilar que nunca más despierte. "Estás bien. Estás curado. Cuídate y no te quiero volver a ver por aquí" le dice el médico. "Estoy curado, estoy curado" se repite una y otra vez mientras camina por los mismos pasillos mil y una veces llorados.
Anda deprisa, casi corre, flota. Piensa en mañana, en pasado, en la semana que viene. Sabe que tiene que aprovechar el regalo que los dioses le han dado. No s puede permitir malgastar ni un minuto en no ser feliz. Estar vivo y sano es una responsabilidad. Hay que hacer buen uso del tiempo, estar con quien queremos y merecerlo.
Sale a la calle y la luz lo inunda todo. Es media mañana y las personas caminan ajenas al milagro de la vida que se abre su espacio todos los días. Mira al sol, enorme, y potente y casi le ciega. El cielo tiene ahora un maravilloso color azul futuro.

3 comentarios:

Miguel Ángel dijo...

A nice mix up between Nutriben, Blevit y Bledine!!!!

Anyway...live each minute as if it's the last... A "pretty good" idea...but quite exhausting.

Everything is awesome!!!!!!!

Awesome!!!!

gonzalomosquito dijo...

very fucking real...i know how it feels to be borned again.It's wasn't too long ago and i hope i don't have to go through that ever again,but it is a fantastic feeling to hear good news and know you are healthy.VIVA LA VIDA!!!!!!

Afuña dijo...

Thank you both.
Coconut: get ready for more Blevit... It´s tuime to.
Crespo Sánchez: Talking about Viva la Vida: I´ll be on Madrid next sunday to the Coldplay concert. Time to live, time to spend my time. I wish I could show you what I got lately...