viernes, 26 de septiembre de 2008

Milagros

Hay muchos tópicos en torno a la concepción de la vida. Frases hechas que de tanto decirlas y escucharlas quizás hayan perdido su significado. El milagro de la vida, un milagro en equilibrio... Casi todas hablan de milagro. Pero la verdad es que cuando uno se para detenidamente a ver una barriga moviéndose o siente una pataditas no puede dejar de pensar en si aquello no tendrá algo de milagroso.
Siempre me asombró la maternidad. La capacidad del cuerpo femenino para no perder belleza a pesar de modificar sus formas para acoger un nuevo ser en su interior; las posibilidades que encierran, dando alimento a ese ser, cobíjándolo durante nueve meses... Para un hombre que no es capaz de retener los gases ni diez minutos todo eso es apabullante para reconocer sin duda, que ellas están mejor hechas para casi todo. Ver de cerca a una mujer embarazada te da un sentimiento de inferioridad brutal. Nada, ni el mejor puesto de trabajo del mundo, ni el físico más imponente, ni cualquier cosa que se te pueda ocurrir es comparable.
A los hombres nos nos han dado la posibilidad de gestar una criatura, pero si nos han dotado de la sensibilidad suficiente para hacer otras mil cosas relacionadas con la criatura en camino. La primera es la capacidad de sentir aquello como nuestro y participar de todo el proceso emocional de igual a igual. Y luego, cuando el bebé está en el mundo, las cosas se igualarán del todo. Por eso un hombre tiene que comenzar a ser padre desde el mes uno de embarazo.
Es curioso ver los cambios que experimentan las chicas más escépticas, las que menos instinto maternal parecen tener. De abobinar del momento del parto pasan a decir que ya les da igual, que saben que ese momento llegará y que están preparadas. Que nada de lo dicho hace años tiene ya significado para ellas.
Y yo, que no puedo más que asombrarse las mira, calla, y pone la mano en su barriga, pensando en la criatura que crece cada día un poquito más y sueño que alguna vez pueda decir que lo que da pataditas lleva la mitad de mis genes. Eso si que sería un verdadero milagro.

9 comentarios:

sonia madrid dijo...

Veo que estás en plenitud de instinto!!! Cuidadín!!! Que todo es muy milagroso y muy bonito pero las caquitas son las caquitas, esas que van creciendo a medida que crecemos,ya sabes...mitad tuyas al principio por enteras del individuo cuando dice eso de :Hasta luego luuucas!!!

Besonia!!

Afuña dijo...

jajajajajajaja!
Yo tengo el instinto muy subido desde hace tiempo. Y ayer vi a una ex que está embarazadísima...
Todavía no he pensado en las caquitas. El institnto es muy sabio y no deja deja pensar en ello, sino, nos extinguiríamos, no?

Anónimo dijo...

Yo juraría que ayer había un post..en el cual aparecía un comentario mio..El post de ayer, día 25,si no me estoy volviendo loca..o se fué la última neurona, terminaba con una poesía.
Me lo puede confirmar, Sr.bloguero?

Afuña dijo...

Eeeeeh...
Si, hay un post... que he retirado convenientemente. Se llamaba la bicki añil. Y terminada con una poesía bastante mala que no merecía estar en este blog y que por eso la he quitado. La gente no tiene tiempo para leer estupideces... Algo que, por cierto, me recomendabas en tu comentario, anónima.

Anónimo dijo...

Te puedo asegurar que las hay peores.. mucho peores...
Lo que yo te recomendaba,no era explicitamente por el post de ayer..sino por otros pasados...
Versos para ti,

angelica dijo...

una pena que quitases lo de ayer, era bonito.por lo menos a mi me gustaba

Anónimo dijo...

"cada día que pasa es un día más sin mi"(algo así), volví para releerlo pero ya no estaba.Así que pensé que era un sueño.
Parece ser que no.
Mejor que lo quitaras,frecuento todas esas calles.
Y miro los adoquines,emborrachándome de amor-odio con Sevilla.Paseo en bici...
El post de ayer era un sueño para mi bici, pero con el de hoy te has superado(le quito hierro al asunto):hombre soltero fantasea con alojar en útero amable la mitad de sus genes....¿¿sabes dónde te has metido??.
muchos besos.

Anónimo dijo...

He encontrado una poesía con el nombre del bloguero... no entiendo la ofensa para/conmigo,asi como tampoco comprendo su comentario...pero bueno..
Te escribo,Sergio

Te escribo,Sergio
desde la soledad
del mediodia asoleado y desnudo
mientras azota el viento
y estoy, gatunamente
enrrollada en la cama
donde anoche te quise y me quisiste
entre tiempos, sonrisas y misterios
Va quedando lejano
el mundo que existía antes de conocerte
y va naciendo un nido de palabras y besos,un nido tembloroso de miedo y esperanza donde a veces me siento retozando entre humos,
y otras veces me asusto,
abro los ojos y me quedo quieta
pensando en este panal de miel
que estamos explorando,
como un hermoso, hipnotizante laberinto,
donde no hya priedrecitas blancas,
ni mágicos hilos,
que nos enseñe el camino de regreso.


Gioconda Belli

Mandrágora dijo...

Creo, Sergio, que te ha brotado el instinto paternal por todos los poros o quizás añores a alguien con quien explorar ese 'long and winding road' de la paternidad. Todo, en cualquier caso, muy humano. No dejes que se congele ese arrebato de sensibilidad... Después nunca vuelve, nos acomodamos. Un amigo que ya ha pasado por este trance.