lunes, 6 de octubre de 2008

Los premios más bonitos


Hoy se han conocido los premios Nobel de medicina. Cada año nos despertamos con la noticia de que no se quién científico estadounidense de no sé qué universidad ha sido premiado por de cubrir algo relacionado con alguna enfermedad de la que no sabemos mucho. Nosotros, que vivimos de Ramón y Cajal, parece que estamos en la segunda división de estos premios y por tanto no nos interesan demasiado. Pues vaya desastre.
Detrás de cada premio hay una vida dedicada a intentar salvar nuestras vidas y es una pena que los españoles no hayamos podido contribuir más a ese cometido. No es algo de lo que nos tengamos que sentir orgullosos. Cuando uno ve la enfermedad de cerca se aprecian mucho más estos esfuerzos de personas inteligentísimas que, aparte del Nobel, deberían tener mayor reconocimiento social.
Os dejo una noticia publicada en el diario Clarín sobre los premiados de este año y su contribución especial a la HUMANIDAD con la esperanza de que sus avances nos hagan sufrir un poco menos.
El Premio Nobel de Medicina fue otorgado este año a los investigadores franceses Luc Montagnier y Françoise Barré-Sinoussi por el descubrimiento "del virus de la inmunodeficiencia humana" y el alemán Harald zur Hausen por el hallazgo "del papilomavirus humano que provoca el cáncer de cuello de útero".

Actualmente, Françoise Barré-Sinoussi trabaja en la unidad de Regulación de las Infecciones Retrovirales, del Departamento de Virología del Instituto Pasteur (Francia), mientras que su compañero Luc Montagnier tiene un puesto en la Fundación Mundial para la Investigación y Prevención del sida.

Éste último obtuvo el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Técnica y Científica en 2000. En ese momento, lo compartió con Robert C. Gallo, director del Instituto de Virología Humana de la Universidad de Maryland (EEUU), también considerado descubridor del VIH. En esta ocasión el estadounidense no ha recibido el reconocimiento de la Fundación Sueca.

Por su parte, Harald zur Hausen pertenece al Centro Alemán de Investigación Oncológica, en Heidelberg (Alemania).

En la década de los 70, a partir de estudios con liebres, este investigador alemán logró aislar dos cepas del papilomavirus humano, de las que hoy se sabe que están implicadas en el 70% de los tumores de cuello del útero.

Como cada año, el premio de Medicina ha sido el primero de los galardones designados por el Instituto Karolinska -el organismo encargado de decidir quiénes son los ganadores-.

Desde su primera edición, en 1901, cuando Emil von Behring fue laureado por su contribución a la lucha contra la difteria, se han sucedido los reconocimientos a importantes avances en la lucha contra la enfermedad.

2 comentarios:

Mario dijo...

Como bien dices, parece que estos premios nos tocan muy de lejos. No nos parecen muy importantes, pues nunca se los dan a los españoles.

Gracias por dejarnos algo de información al respecto y al menos así, pararnos ante la noticia.

Saludos.

Verònica dijo...

Aplaudo a todos ellos, de pie, me quitaria el sombrero si llevara uno puesto. Esa seria la imagen que imagino (valga la redundancia) de mi misma ante estas personas que hacen tanto, tanto bien. Me toca de cerca.
Gracias por tus aportes.
AÙN PASAN COSAS BUENAS!!!.
Abrazo.