jueves, 23 de octubre de 2008

La mejor cerveza del mundo


La visita del Rey a Sevilla del otro día me sigue dando qué pensar. Le voy a sacar partido. Además de inaugurar la iglesia más importante de la ciudad tras la Catedral, Su Alteza Real también inauguró la nueva fábrica de Heineken (Cruzcampo) en la ciudad, la más moderna de Europa, dicen. Y eso me trae un par de reflexiones.
La primera. El Rey viene a Sevilla y va a una iglesia y una fábrica de cerveza. Semana Santa y Feria. Tenemos lo que nos merecemos. Digo los sevillanos.
La segunda. Ésta más seria. El periodo democrático español está marcado por treinta años de descentralización de las administraciones. Eso ha ido a favor de mejoras en la gestión y atención a los ciudadanos en general. Hemos vivido el periodo de mejor estabilidad y desarrollo de los últimos siglos y en eso tiene mucho que ver esa descentralización administrativa.
Pero nos hemos quedado ahí. No hay un verdadero impulso por una descentralización económica, que es la que va a garantizar que todo el territorio se desarrolle convenientemente.
¿Y eso qué quiere decir? Lo explico.
Ayer se inauguró la fábrica de Heineken- Cruzcampo en Sevilla. La más moderna de Europa. Y eso en la ciudad ha sido un hito, portada en periódicos, atención especial. Si esto hubiera pasado en Madrid o Barcelona no lo sabría nadie. Hay tantas grandes empresas en esas dos ciudades que esto no sería noticia, sin embargo en Sevilla si. El presidente de Heineken en Sevilla es Dios, si estuviera en Madrid no sería nadie.
Las ciudades medias y pequeñas tienen mucho que ofrecer a estas empresas. Reconocimiento, espacio, atención especial. Y eso al final redunda en compañías más fuertes. Los alemanes y los americanos lo saben desde hace tiempo y en cada ciudad alemana puedes ver compañías de ámibo nacional con su sede central en Bremen, Múnich, Frankfurt, Bonn, Colonia... no todo está en Berlín.
Otro ejemplo: ¿Alguien sabe en Madrid quién es el presidente de Renfe? Y si la sede central estuviera en Zaragoza... apuesto a que sería un personaje conocidísimo allí.
En vez de pelearse tanto por conseguir competencias sobre aeropuertos, sobre las costas y demás chorradas variadas que están mejor bajo el mando único del Gobierno central, las autonomías harían muy bien en pedir la descentralización de las empresas, trayendo centrales a ciudades medias que se engarzarían para siempre obteniendo un beneficio mútuo.
hay que ver lo que piensa uno al ver al Rey en la fábrica de la mejor cerveza del mundo.

4 comentarios:

Verònica dijo...

.. mmm... La cerveza es mi bebida alcoholica por excelencia.. exquisita.. con cuerpo, me encanta.. es todo mi aporte por hoy.. Beso!!!

lucia dijo...

Me da igual que sea un hito lo grande y preciosa que es, cuando solo da trabajo a un puñado de enchufados, Una fábrica de esas características debería tener al menos 500 trabajadores, y su vez que generara miles de `puestos de trabajos indirectos. Hablas así de la fábrica porque perteneces a uno de los privilegiados, por eso no lo veo con esos ojos, la fábrica antigua tenía drenaje para el proceso de eliminación de resíduos, esa muy bonita muy moderna y no la tiene, destrozó una reserva natural donde iban las aes migratorias iban descansaban allí años tras años. Por eso no lo veo con tus ojos, porque mientras esa fábrica tan moderna con esas maquinarias que andan solas (para quitar puestos de trabajos mas que nada) solo sirve para alcoholizar a la juventudes y gente mayores, hace mas daño que bueno. POR ESO NO LO VEO CON TUS MISMOS OJOS, TU SOLO VE RIQUEZA PARA TI Y TI Y LOS TUYOS, un buen coche una buena casa o dos casas, y no ves mas allá del propio egoísmo que genera la codicia y los beneficios de los privilegios. Lo demás es invisible a tus ojos y sentidos del dolor de los que no tienen nada.

lucia dijo...

Y te lo dice una que ha participado a mi manera de la realización de la construcción de ese complejo. Donde he observado para que fin era todo aquello, vi al rey (de lejos) la carretera que se hizo en una noche (la única que existía entonces) No es de recibo y ético los millones que se han gastado muchos de ellos del erario público, el complejo de carreteras, solo para que los camiones pasen por ahí, porque hoy en dia nadie a pena usa esa autovía, cuando el país y Sevilla está en ruína y tanta gente perdiendo sus casas y pasando hambre, utilizaron esclavos para montarlos, para después dejar a asolo un puñado de técnicos. Por eso no lo veo con tus ojos

sergio crespo dijo...

Gracias por tus comentarios, Lucía. Evidentemente que no es oro todo lo que reluce en esa fábrica. Pero en mi opinión (y es sólo eso) contar con ese tipo de instalaciones en nuestra ciudad es mejor que verlas en otras zonas de España. Necesitamos una reindustrialización, con unos costes medioambientales que sean asumibles, que generen riqueza y empleos.
Las viejas fábricas con miles de empleados se han acabado en un mundo globalizado, así que nos toca buscar nuevas fórmulas. A todos.
Un abrazo!