miércoles, 1 de diciembre de 2010

El Arzobispo de Sevilla aconseja apagar la tele para evitar que les arrollen criterios paganos.

El Arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, ha recomendado a sus fieles en su última carta pastoral que "apaguen la televisión o que incluso no la enciendan" para evitar que "les arrollen los criterios paganos e, incluso, anticristianos" que los medios de comunicación transmiten "en ocasiones". Osea, que como en el pueblo hay ladrones, matemos al pueblo entero. Genial.
Asenjo cree que los medios, en muchos casos, "difunden modos de pensar y de actuar que nada tienen que ver con los auténticos valores humanos y cristianos", de ahí que recomiende a los fieles una "actitud crítica" y "una independencia de criterio ante los mensajes contrarios al Evangelio con que, de forma directa o indirecta, agreden los medios de comunicación".
Me parece estupendo que el arzobispo de Sevilla piense así, y es más que probable que tenga razón. Pero eso no es motivo para apagar la televisión o no encenderla. Hay que recordarle al arzobispo que según su doctrina Dios nos hizo libres, y con cerebro para discernir entre lo que está bien y está mal. A buen seguro que los cristianos sabrán hacer eso sin necesidad de apagar el aparato y encontrarán, entre los múltiples canales que hoy coexisten en la TDT, alguno que satisfaga sus necesidades de virtud cristiana. Sin ir más lejos esta semana ha comenzado sus emisiones el canal 13 de la COPE, del que nadie duda que cumpla con esas normas morales que propugna la iglesia.
Puestos así, porqué no apagamos los ordenadores conectados a internet, llenas de páginas web porno y demás temática contraria a la fe católica; y las radios, llenas de emisoras que lanzan consignas pecaminosas... La virtud cristiana está en ser libres para elegir el bien entre tanto mal, suponiendo que lo haya.

1 comentario:

Alfonso dijo...

Pues no se de que se quejan porque vamos, emisoras de derechas, la mayoría, vaya tela. Eso sí, lo que no entiendo, es como emisoras que pregonan los valores cristianos se dedican a ganar dinero con los echadores de cartas por las noches. En fin, serán figuraciones mías :-s