miércoles, 30 de abril de 2008

3 Días, la vida contrarreloj


Todos nos hemos preguntado alguna vez qué haríamos si nos dijeran que la vida en la Tierra se iba a acabar en tres días. Yo, como cualquier hijo de vecino, también. Hoy he visto 3 días, la película ganadora del Festival de cine de Málaga que pone a los personajes en esa situación. Se trata de una cinta que usa esa cuenta atrás para contar una historia llena de suspense muy bien llevada por su director.

La película tiene además el atractivo de desarrollarse en los campos de la provincia de Sevilla, con personajes rurales y anónimos, que no intentan salvar la Tierra. Si, señores, cuando se acerca el final del mundo, además de Bruce Willis escopeteando el meteorito, o el mismísimo presidente de EEUU capitaneando aviones para detener alienígenas, hay gente corriente que siente y padece... y también los hay en los pueblos andaluces.

Las películas ganadoras del festival malagueño obtienen una publicidad extra que les viene muy bien. En este caso, merecida, porque me temo que si no fuera por este premio, una buena película como 3 Días pasaría sin pena ni gloria por las carteleras españolas.

Al ver la película me han venido dos cosas a la cabeza. La primera es la de echar de menos los sitios que adoro cuando estoy lejos de ellos y reafirmarlos fuera. Cuando estaba en EEUU llevaba una bandera europea en el coche, en España una americana; en Italia llevaba una camiseta con el toro de Osborne; en Sevilla vi una película ambientada en Asturias (La Torre de Suso) y en Oviedo he visto 3 Días.

La otra cosa que pensé fue en lo que haría si realmente me quedaran 3 días de vida. Por cuestiones que no vienen al caso, lo sé muy bien. Intentaría que todo fuera normal hasta el final, que nadie supiera nada, decirle a las personas que me importan que de verdad las quiero y escribiría en un blog.

2 comentarios:

AMANDA HUY dijo...

Si a mi me quedaran 3 dias, tendría miedo de no tener tiempo de decirle a todos lo que siento,estoy segura de que a unos les gustaría más que a otros.

Afuña dijo...

Por eso es importante decirlo todos los días. Muy pocos tenemos la suerte de saber que nos quedan esos "tres días", que nos sacron la dichosa tarjeta de embarque hacia el otro lado. En mi familia tenemos una frase que quiere decir todo eso de demostrar las cosas por lo que pueda pasar. "Hay que decirlo"