jueves, 12 de julio de 2012

50 Segundos de ovación a Rajoy

Sólo conoceremos el verdadero impacto de las medidas anunciadas ayer por el Presidente Rajoy dentro de un tiempo. primero sabremos si han ayudado a encauzar nuestra maltrecha economía, luego si provocaron un nuevo escenario y en algún momento podremos determinar si su discurso de ayer cercenó su imagen para siempre, como le pasó a Zapatero un 10 de mayo que quedará para el recuerdo. No entraré a valorar si las medidas son más o menos acertadas, si son más o menos necesarias, si hay algo en lo que todos parecíamos coincidir es que eran dolorosas. Bueno en eso no coincidimos todos. Ayer, ante el asombro y estupor de la población española, más de 180 diputados del PP las aplaudieron una a una en la mayor incongruencia que ha vivido ese congreso desde que los diputados franquistas votaron ellos mismos su disolución y terminaron aplaudiendo.
La incongruencia viene de las propias palabras del presidente. Rajoy aseguró ayer que tomaba medidas que no estaban en su programa, medidas que no le gustaba tener que tomar, pero que no tenía más remedio.

¿Se aplaude lo que se hace obligado?
¿Se aplaude lo que no está en tu programa?

Habrían sido mucho más decorosas y cercanas a la población actitudes como la de Elsa Fornero, ministra de Trabajo de Italia el día que tuvo que anunciar unos recortes dolorosísimos. Su imagen ha dado la vuelta a las redes sociales. Os dejo el enlace para que ´cada uno saque sus conclusiones:


Pero no. Los diputados del PP ayer sacaron el manual de la defensa del partido por delante de cualquier otro sin darse cuenta de que estamos ante una situación de emergencia nacional y que lo que allí se estaba anunciando no era para andarse con aplausitos de apoyo a mi equipo.


Aquí está el video de la escena

En este mismo blog ya critiquité la actitud de ZP cuando en una situación similar (menos grave diría yo) desde el punto de vista de lo que uno promete y lo que uno se ve "obligado a hacer", que no hiciera un discurso a la nación, televisado, en el que expusiera a todos la verdadera situación en la que nos encontramos. Rajpy debería decirnos a todos que no puede cumplir su programa, que ahora hay que hacer otras cosas para las que los españoles no le votaron por lo que o:
A)- Convoca un referendum
B)- Conovca elecciones.

Habría quedado como un señor.
Ahora nos queda la sensación de estar metidos en una marea que no tiene fin y que no sabemos donde llegará. El mundo de las certezas se ha acabado. No hay nadie que me pueda asegurar cómo será España dentro de seis meses y eso, no es para aplaudir.

2 comentarios:

Tintito dijo...

Las lágrimas de un político son "lágrimas de cocodrilo"...Al final esto es como cuando vas al dentista y "te mete mano". Ellos siempre te dicen "Cuando le duela levante la mano". Pronto habrá que levantarla y tirarles las prótesis a la cara. .Al tiempo

Afuña dijo...

Tintito, perdona por no publicar el comentario! Un gusto verte por mi blog.
No te falta razón, no te falta razón. Aunque un poco de sensibilidad (aunque sea fingida) nunca viene mal.
Sergio