martes, 10 de agosto de 2010

Los helados de los 70 y 80

Hoy al sentarme a comer me he dado cuenta de que he cometido un terrible error y lo he pagado tan carísimo: Mi mesa estaba junto al cartel de los helados y a la hora de los postres, todos los niños del bar se acercaban a mi sitio a elegir uno. Un rosario de chavales iban escogiendo uno u otro según sus gustos y así me ha dado por mirar el tablero anunciador. Se trataba de Helados de Nestlé en esta ocasión y en él se podía ver un compendio de lo que antes era Camy, Miko y Nestlé, que ha optado por cargarse sus otras marcas y quedarse con la matriz. Además, la popular compañía se ha dedicado a hacer helados de sus productos estrella: Kit Kat, Nestquik, Bombón Nestlé... y sinergias con grandes compañías: Hello Kitty, Hanna Montana (Disney).
¡Como ha cambiado ese tablero!!! De el de Camy y el de Miko que conocía de pequeño tan sólo quedaban algunas reliquias como el Colajet...
Así que me he puesto a buscar los helados que comía de pequeño y he encontrado un sitio que resume esa parte del post que quería hacer. Pongo el link aquí y lo copio y pego por si no quereis ir a otro sitio:

Sé que no es la mejor época para tomar helados ya que las temperaturas cada vez están más bajas, sin embargo puede ser bonito echar la vista atrás y recordar aquellos caprichos veraniegos que consumíamos en la década de los 80 y principios de los 90. Ya ha pasado tiempo desde aquella, y algunos helados clásicos han desaparecido por completo y otros más modernos han ocupado su lugar adaptándose a las nuevas tendencias. Otros se han renovado y han conseguido aguantar el tirón.



Los helados de Frigo

Frigo Dedo

Con la forma de una mano con un dedo señalando al cielo, el Frigo Dedo se convirtió rápidamente en uno de los helados más míticos de Frigo siendo también el precursor del Frigo Pie. Una lástima que con el paso de los años se haya borrado de la cartelera.

Frigo Pie

El Frigo Pie ostenta el honor de ser según la página web All-Rankings el mejor helado de la historia. Su simpática forma, su textura suave y su agradable sabor a fresa han sido determinantes para que se alzase con esta singular distinción totalmente merecida.

Drácula

El Drácula era un helado que no dejaba a nadie indiferente, su cubierta de cola e interior de fresa encantaba a algunos y disgustaba a otros.

Nunca entendí por qué, pero en todos los bares de mi pueblo este helado siempre estaba agotado.

Minimilk

El Minimilk era barato (costaba unas 30 ptas) y escaso. Pensado para niños y adorado por los adultos, estaba disponible en tres sabores distintos: nata, chocolate y más tarde en fresa. Un pequeño placer al que era difícil resistirse.

Twister & Twister Choc

Twister & Twister Choc son dos hermanos que poco tienen en común más que el parecido físico. Sus sabores y texturas muy diferenciadas propició que cada uno de ellos tuviese que ganarse sin ayuda a su propia clientela.

Frigurón

A pesar de su forma de escualo, el Frigurón no convenció a los consumidores y fue rápidamente reemplazado de la lista. Tal vez su poco apetecible color azul tuviese algo que ver.

Calippo

El Calippo es uno de los clásicos de Frigo, imitado por la competencia este polo ha encantado a varias generaciones de consumidores. Es uno de los helados más baratos del plantel, y además uno de los favoritos del público más joven, en especial en sus variedades de fresa y lima.

Negrito

Al Negrito le guardo un cariño especial ya que era el helado tipo cono más asequible de Frigo (75 ptas) y estaba realmente rico. Su interior era de nata y chocolate, y su cubierta mezclaba chocolate con almendras formando una composición deliciosa y crujiente.

Viennetta

La Viennetta, conocida en el pasado como “Contesa“, es una de las tartas heladas más ricas y baratas. Con el paso de los años se ha convertido en el clásico postre de las comidas familiares. Su deliciosa mezcla de nata y virutas de chocolate garantizan que la gente repita hasta que ya no quede más.


Los helados de Miko y Cammy

Fantasmiko

El Fantasmiko es un helado suave de vainilla y chocolate con la forma de un fantasma sonriente. El palo que sujeta el helado es un chicle de fresa, y a pesar de que es una buena idea el incluir un chicle, la sujeción que realizaba éste era cuestionable ya que muchas veces el helado se desmoronaba y acababa en el suelo.

Fantasmikos

Los Fantasmikos son una pequeña colección de pequeños polos de diferentes sabores. Una buena elección para los indecisos.

Pirulo

El Pirulo es un helado de Miko creado para competir directamente con el Calippo. Salió a la venta en 1994 acompañado de un memorable spot publicitario. Su principal baza residía en su gran tamaño y en que fue de los primeros helados en regalar juguetes.

Mikolápiz

El Mikolápiz es uno de los helados más emblemáticos de Miko formado por una punta dura de chocolate y un cuerpo de vainilla.

En una de las “actualizaciones”, este helado ha ganado un palo relleno de caramelos.

ColaJet

El ColaJet, de Camy, es una estructura de varios hielos de colores con una punta de chocolate y un cuerpo de vainilla y cola. Si tenías suerte te podía tocar un premio en el palo (que normalmente era otro helado igual).


Otros


Polos

Todas las compañías tenían un “polo” genérico que se ofertaba en dos o tres sabores distintos. El encanto reside en la simpleza.

Flash

El clásico flash se solía vender en los kioskos en estado líquido y congelado. En estado líquido era una chuchería estilo “la cantimplora” y congelado perdía muy rápido el sabor si se chupaba con fuerza. ¿Pero qué más se podía pedir por 5 ptas?

Tarrina clásica

La tarrina clásica nos acompañó y nos acompañará durante un montón de años. Los sabores de siempre nunca defraudan y no son otros que fresa, fresa y nata, chocolate, vainilla, y vainilla y chocolate.

Sandwich Helado

El sandwich helado estaba presente en todas las cartas de helados y cada marca tenía el suyo propio. A mi personalmente nunca me convencieron, ya que si hacía mucho calor, se derretía en todas las direcciones y al final siempre acababa manchado.

Petit suise helado

A pesar de que el Petit suise no sea un helado, cuando apretaba el calor se le atravesaba a tapa con un un palito o cuchara y se metía en el congelador.

2 comentarios:

Alfonso dijo...

Pues me acabo de zampar un flash, eso sí, marca Hacendado jj

aljamita dijo...

Qué ricos!!! Yo era muy aficionada al Drácula, que lo recuerdo más sabor frambuesa que fresa, y con vainilla al final. Y también al Capitán Cola, de Frigo.

Como siempre me gustó probar de todo, por extravagante que fuera su apariencia, también probé el Frigurón y estaba rico, pero nunca entendí por qué era azul si sabía a piña ...

Como ves, yo era de Frigo...

Ahora mi favorito es el Nestlé Gold, con el relleno de naranja... Mmmmmm... espectacular!!!