lunes, 17 de mayo de 2010

Los que acusan a Garzón

Va corriendo sangre por las calles de Sevilla,
por el Espumarejo y parte de la Enramadilla.
Un momento de silencio, la Falange va a entrar
con el yugo y las flechas repartiendo libertad.
Nosotros los militares empezamos a luchar
con la canalla marxista que no quería trabajar.
Nosotros los militares decimos en alta voz:
Viva la Falange de las Jons

Canto falangista (1937)

Estos son los que acusan a Garzón, los hijos políticos de aquellos que se jactaban de haber masacrado los barrios de San Luís y San Bernardo de Sevilla. Claro, no quieren que hoy conozcamos esos crímenes que hace años cantaban a los cuatro vientos.

2 comentarios:

aljamita dijo...

Esos que acusan a Garzón escudándose en la Ley de Amnistia General de 1977....
Y yo me pregunto ¿tienen la misma consideración los delitos políticos por ser y manifestarse ideológicamente contra un regimen dictatorial ilegal que los crímenes de guerra que cometieron los ascendientes de los que acusan a Garzón?

Por crímenes semejantes Garzón fue contra Pinochet y todos le alabamos por ello... ¿o no?

Eugenio dijo...

Creo que confundimos las cosas. Soy admirador de la labor desarrollada por Garzón, pero aquí de lo que se está hablando es de un asunto exclusivamente formal, aunque no por ello menos importante. Si Garzón se excedió del ámbito de sus competencias, y siendo consciente de ello, debe pagar según dicte la legislación vigente. Nadie puede saltar por encima de la ley, por muchas razones políticas (que por lo demás yo personalmente comparto) y morales que tenga detrás. Si lo permitimos, estaremos dinamitando justo lo que quienes ahora critican al Supremo dicen defender: la democracia. Confiemos en la justicia, por favor, si existió prevaricación que lo asuma, y en caso contrario, estoy seguro de que será exculpado. ¿Alguien duda de este Tribunal Supremo que acaba de sentar en el banquillo a Camps?