miércoles, 17 de octubre de 2012

Juan Naranjo, "El Chori", lecciones de baloncesto y vida


Dicen que los jugadores de baloncesto pueden agruparse por los equipos en los que hayan jugado o por los entrenadores que hayan tenido, dependiendo de la entidad del club, o del carisma de entrenador. Juan Naranjo, "El Chori" supo crear un club ficticio, el de sus jugadores, sus niños. Y maldigo la hora en que tengo que hablar en pasado para referirme al "Barbas", porque nos ha dejado sin más, y abandona este mundo el lider de una manada de enamorados del baloncesto que disfrutaban de este deporte antes de que hubiera línea de tres; antes de que hubiera mil extrajeros por equipo; antes de que hubiera ACB; antes de que hubiera un equipo sevillano en la élite del baloncesto español.
El Chori sabía de baloncesto un montón, pero sabía de la vida mucho más. Quizás por eso fuera tan carismático y sus jugadores se hicieran incondicionables de él. Hacía ganar a sus equipos por su concepción del baloncesto, pero sobretodo les hacía llegar al éxito a través de su talento para hacer de niños, personas. Sabía tocar la tecla adecuada para ilusionar a los chavales por llevar una vida sana, sabía motivarles para que siguieran estudiando, por luchar por lo que cada uno anhelaba. El Chori supo convertirse en entrenador, amigo, tutor y casi padre de muchos de sus jugadores, por eso perderle es un daño irreparable para muchos. Pienso en Juan "Barkley" Hidalgo, Ricardo "Monchito", mi propio hermano y Alberto Mate y se me abren las carnes. Sólo quiero darles un abrazo.
Recuerdo que lo conocí cuando aún vivía en Barcelona. Había venido a Sevilla de visita y mi tío Rafa me preguntó si quería ir a verle entrenar al Nata, a la hoy ya mítica azotea de la Calle Tratamara. Le dije que si y me hizo una advertencia: "Mi entrenador está un poco loco, si ves que comienza a tirar sillas y eso no te asustes". Así que al llegar me quedé por la puerta y efectivamente las malas pulgas del Chori no tardaron en aparecer. Un equipo compuesto por Rocky Jarana, Francis Chaves y alguno más de esa quinta "sufrían" cada día el placer de ser entrenados por Juan.
Luego entrenó a mi hermano, a quien enseñó a jugar de verdad y con quien mantenía una estrecha relación dentro del campo. Como venía de Barcelona le puso de mote "Noi" (El Chori era experto en ponerlos) y así se ha quedado para muchos en el mundo del baloncesto.
Conmigo la cosa fue diferente. Teníamos una relación maravillosa fuera del campo, compartimos mil y una tarde... pero dentro del campo... Mi forma de juego no le gustaba nada y una vez me confesó que antes que sacarme a la cancha salía él mismo a jugar. Eso hizo que me esforzara aún más en cada entrenamiento, en cada pase, en cada tiro. No sé si squello me lo dijo para motivarme, todo es posible tratándose de 2El Chori". Luego seguimos siendo amigos, quizás más aún. Años y más años. Nos veíamos en la ópera, género que comencé a escuchar en su casa de la calle Hombre de piedra.
Cuando el Caja San Fernando comenzó a hacerse grande Juan dejó de entrenar. Se fue sin hacer ruido, como si las fastuosidades de un club llamado a dominar el panorama del baloncesto sevillano de manera tan abrumadora no fuera con él. Se dedicó a entrenar a sus amigos en el equipo universitario y a otros menesteres. Hace dos años volvió a los banquillos. Su hijos ya tenían edad de comenzar a jugar y dicen que no se fiaba de que nadie más que él les entrenara. Se decidió por llevarlos a un club de al lado de casa, suficiente si tenía dos canastas y balones para poder transmitirles todo lo que llevaba en su cabeza. La ilusión de verles en el campo seguro que había renovado sus fuerzas para hacer volver a deslumbrarnos.
Pero aquellos que tuvimos la suerte de ser entrenados por él ya siempre quedamos anclados a sus enseñanzas, dentro y sobretodo fuera de la pista, donde sus niños de ayer son hombres hoy. Donde los hombres de hoy, lloran como niños de ayer.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Descansa en paz, Chori, un amigo de la azotea del Nata.

Miguel Piedra

Miguel Piedra dijo...

Ayer me enteré de lo del Chori, tremendo!!! Uno pasa por la vida y conoce gente a la que recuerda así pasen 30 años. Yo le estoy viendo como si fuese ayer en la "mítica" terraza del Nata.Con su melena brillante y sus contestatarias barbas negro azabache. Con sus ojos vivos. Con sus eternas ganas de romper una silla para que reaccionase el chavalito que no bloqueaba en el rebote. Uno ya es mayor y siente la muerte de gente tan auténtica como el Chori.Mi pésame a la familia y a toda la familia del baloncesto sevillano. Miguel Piedra, jugador del Amigos-Natación hace un montón de años.

Afuña dijo...

La noticia nos ha dejado a todos temblando. A cada persona relacionada con el baloncesto sevillano a la que se lo cuentas se queda con la boca abierta y con ganas de decir algo que simplemente no se puede expresar. Es momento de estar todos juntos y decirle a la familia que estamos con ellos.

Anónimo dijo...

Hola Sergio, soy Millán y desde que recibi la noticia, no dejo de recordar partidos, broncas, risas y largas charlas en el dos caballos mientras esperab acompañandome el autobus para el viso, que grande era.
Sergio he oido algo de un homenaje y me encantaria estar.
Millán

Gauss, el hijo del Molinero dijo...

Sergio, me ha emocionado tu post, estaba buscando información, tras recibir la fatidica noticia de su muerte, y he dado contigo, soy Millán. Y tube la suerte de que entrase en mi vida cuando yo era un niño de 15 años, hace casí 30 años que lo conocí y llevaba bastante tiempo sin saber del Chori, y recuerdo muchos momentos con el y todo el equipo.
Mi más sentido pesamé a su famila.

PD- Si haceis algo para recordarlo, avísame por favor.

Gauss, el hijo del Molinero dijo...

Sergio, me ha emocionado tu post, estaba buscando información, tras recibir la fatidica noticia de su muerte, y he dado contigo, soy Millán. Y tube la suerte de que entrase en mi vida cuando yo era un niño de 15 años, hace casí 30 años que lo conocí y llevaba bastante tiempo sin saber del Chori, y recuerdo muchos momentos con el y todo el equipo.
Mi más sentido pesamé a su famila.

PD- Si haceis algo para recordarlo, avísame por favor.

Gauss, el hijo del Molinero dijo...

Hola Sergio, soy Millán. Estaba buscando información sobre el chori, tras recibir la fatidica noticia de su muerte, y he llegado a tu blog,me a emocionado tu post. Estoy muy triste y recuerdo momentos muy especiales con Juan y todo el equipo, era único e inmejorable, para mi el mejor.
Mi más sentido pésame a su familia.
Un saludo.
PD-He oido algo de un homenaje, departe de sus jugadores, me gustaria mucho estar, avisame por favor.

FILLOBIKER dijo...

Mazazo importante el recibido al llegarme la noticia. Como jugador del Nata (en la azotea y en el añorado pabellón de Chapina) también hace muchísimos años, tuve el placer de tenerlo siempre como entrenador del equipo contrincante pero tuve la grata experiencia de tenerlo como entrenador, por un corto periodo de tiempo cuando surgió el plan "Objetivo 92" para las olimpiadas de Barcelona. Una persona entrañable y con carácter. Una gran pérdida para la historia del baloncesto y especialmente del baloncesto sevillano. Descansa en paz Chori, prepara allá arriba una buena cancha que poco a poco los que aquí estamos iremos apareciendo. Un fuerte abrazo y ánimos para la familia.
Adolfo Pulgar "FILLO".

Diego Pacheco dijo...

Hola Sergio. Soy Diego Pacheco, del Aljarafe, y me he enterado esta noche de lo Juan. Me he quedado de piedra. Era un tipo excelente, amaba el baloncesto y te trataba como a un hijo. Me entrenó unos meses, en el 88; hace un par de años me lo encontre como contrincante en la liga colegial y me alegró mucho saber de él de nuevo. Una gran pérdida. Descanse en paz. Si hay algún homrnaje, me gustaría asistir. Un abrazo

Anónimo dijo...

Mi más sentido pésame. Fui otro chaval al que entrenó "Chori" hace ya 30 años, en esa azotea que ha vuelto a mi mente como si fuera ayer cuando me he enterado de la noticia. Guardo para mí con mucho cariño una de las tardes que se quedó conmigo despues del entrenamiento (vestido con patalón vaquero cortado, chanclas y sus greñas y barba negra) enseñandome a tirar en suspensión..."Cuando no puedas más en el aire, tiras a canasta....Así como hago yo, pero a ser posible, se encesta.". DEP

Juan M. dijo...

Sergio Soy Juanma Valero, me enteré esta semana al rememorar uno de tantos momentos vividos con él. Y ahora siento un vacío por la perdida de un amigo. Un abrazo para él para su familia y para todos los amigos del baloncesto.

Anónimo dijo...

Griselda (Lizeth)

A casi 3 años de su viaje sin regreso, aun en nuestra memoria, no lo conocí tantos años, como muchos por aquí, pero suficiente, era un ser muy especial, un padre muy amoroso, un esposo dedicado y detallista, absolutamente pendiente de todo y de todos, con carácter y gran personalidad. Siempre ocupara un rinconcito de mi corazón

Paco dijo...

A cuantos bocadillos de mortadela y entradas al cine me invitaste jodio, un abrazo allí donde estés.