domingo, 18 de agosto de 2013

La noticia del verano


La profesión de periodista adquiere una especial dimensión en verano, cuando comienzan a ser noticia asuntos que, en otra época del año, no lo serían. Hay que rellenar el mismo tiempo de telediario, las mismas horas de radio y, eso si, unas cuántas hojas de periódicos menos que en cuando todos volvamos en septiembre. Este año, la actualidad política, al menos, se ha empeñado en no darme la razón, y los papeles y las comparecencias judiciales han endulzado mi avidez por noticias.
Tenía la intención de hacer un resumen de las noticias más interesantes del verano en este post, pero es que me da cosa haceros leer tanta poca cosa. Mejor será que sigáis con vuestros libros y os ahorro las chorradas que hacemos para entretener al incauto lector/espectador/oyente.
Mi amigo Lucas decía en una entrevista que él en la vida tenía muy pocas certezas. Una de ellas era que, inexorablemente La Liga termina llegando cada año. Y con ella, la seguridad de que al menos la realidad de los resultados deportivos apaguen los ecos de las noticias del verano.
Parece que los veranos sin olimpiadas hacen de la televisión un objeto inservible. Una buena opción de medalla no es comparable a nada. Por mucha Copa Confederaciones que nos hayan querido colar al principio, mucho Mundial de Atletismo que nos hayamos tenido que tragar a falta de otra cosa y mucho europero, que sin Gasol y Navarro, qué quieres que te diga, no me arrastra igual.
Y al fin la verdad: Ahí va mi propuesta completamente egoísta: yo sigo de vacaciones, y vosotros, todos, volvéis a currar y a vuestras vidas para que mi menda pueda disfrutarlas desde mi sillón. ¿Os hace?

2 comentarios:

laportademanolomartinez dijo...

Tu propuesta es brillante, si acaso, aderezarla con un pequeño matiz, yo estoy en tu lado, y sigo contigo de vacaciones, que trabajen para nosotros...brillante, Sergio, absolútamente plausible tu propuesta.

sergio crespo dijo...

Me temo, querido Manolo, que nuestros sueños están motivados por la terrible convicción de que la inexorable vuelta a la rutina nos volverá a dejar blancos como la pared y con sueño todas las mañanas antes de que termine septiembre...